real
time web analytics

Temas


¿Por qué casi desaparece Coapa en el 19-S?

08/10/2017

El colegio Enrique Rébsamen fue el epicentro del sur de la Ciudad de México el 19-S, pero la zona prácticamente quedó devastada. Los habitantes del extenso "sur de la CDMX", en el que se encuentra Coapa, saben de los peligros de varios edificios y centros comerciales construidos bajo la corrupción de las autoridades, como Plaza Galerías que será demolida.

Pero, ¿por qué casi desaparece Coapa ese día? Estas son las razones desde la experiencia de un habitante que vivió 37 años en ese lugar, desde que borregos y vacas pastaban por esta extensa zona. Joel Barrios, nos entrega esta historia en primera persona.

alt

Viví desde 1973 hasta 2010 (37 años) en Residencial Acoxpa, una colonia localizada justo al costado del estacionamiento de Galerías Coapa.

Viví en una casa de dos plantas con cimientos hidráulicos construida por la Constructora Velazco —empresa que desapareció hace poco más de 25 años— y de acuerdo a ésta podría soportar un terremoto de hasta 9 grados, mientras no se nos ocurriera la tontería de meter un tercer piso —como eventualmente hizo el Tecnológico de México y evitar que ocurrieran incidentes como el sucedido el 16 de noviembre de 2016 en el predio que alguna vez fue Plaza Tenorios. Desde un inicio nos indicó que en la zona estaba prohibido construir albercas y hacer todo tipo de excavaciones profundas, al menos para el ciudadano promedio.

En aquel entonces —mediados de los años 70— la zona de Coapa tenía pocos edificios, que básicamente eran los que se encontraban en el corazón de Villa Coapa y algunas unidades habitacionales sobre calzada de los Tenorios. El resto de las construcciones eran casas de una a dos plantas y condominios horizontales.

Aún había unos pocos establos —sobrevivientes a la urbanización y ubicados en los alrededores de las trojes de lo que alguna vez fue la hacienda de San José de Coapa— y muchos terrenos baldíos que eran utilizados para pastar vacas y borregos. La avenida canal de Miramontes recién había sido pavimentada y tenía un hermoso y amplio camellón —similar al que aún existe entre el Fovissste y avenida Taxqueña donde solíamos pasear a nuestra feliz mascota.

Cabe señalar que antes de la conquista española, Coapa estaba bajo el agua. Durante el periodo colonial y hasta antes de la urbanización —después de desecarse el lago de Texcoco— era una zona predominantemente pantanosa con potreros y cultivos.

Las olimpiadas de 1968 fueron lo que inició la urbanización de Coapa. Años después surgieron varios fraccionamientos como Floresta Coyoacán, Prados Coapa, Residencial Acoxpa, Rinconada de las Hadas, los Sauces y Vergel de Coyoacán. La zona en general era muy tranquila, poco poblada. Existía el mercado de Villa Coapa y lo más cercano a un centro comercial era el conjunto de locales en un pasillo junto a un supermercado de la desaparecida cadena Centro Mercantil. Pocos años después construyeron un Aurrerá y un Suburbia y el Centro Mercantil se convirtió en un supermercado de la también extinta cadena El Sardinero.

Todas la mañanas mi madre me llevaba caminando al jardín de niños y, recuerdo muy bien, que durante el trayecto era más fácil toparse con una vaca o un borrego que con un automóvil.

¿Cómo eran las condiciones del suelo del área de Residencial Acoxpa y alrededores? Sobre la avenida de los Tenorios -donde actualmente está el Colegio St. Johns- había un parque para resguardo de trailers. Para mala suerte de los vecinos de la colonia, los traileros utilizaban la calle de Siena para salir hacia Canal de Miramontes en lugar de hacerlo por la calzada del Hueso. Las casas, banquetas y asfalto de dicha calle se cuarteaban continuamente por el paso diario de decenas de trailers. Básicamente temblaba cada vez que pasaba un trailer. A pesar de las denuncias ante la delegación, los trailers continuaron circulando por años, hasta que un día los colonos se organizaron y decidieron cerrar el acceso de Siena hacia Canal de Miramontes.

El primer signo de corrupción de la zona lo vi de primera mano cuando el vecino justo atrás de nuestra casa —un funcionario— construyó su casa con alberca sobre la calle Piamonte pese a las restricciones en esa época.

Tras los sismos de 1985 y algunas cuarteaduras, una vecina nuestra realizó obras de reforzamiento de los cimientos bajo su casa. El ingeniero se sorprendió al ver que excavando menos de metro y medio de profundidad se podía encontrar agua. Por esa misma época intenté hacer una pequeña fosa para hacer «composta» con los desechos del jardín de mi casa y pude comprobarlo. El primer medio metro que excavé en el jardín era básicamente cascajo mezclado con tierra, debajo mucha arcilla y debajo de todo: fango. El suelo del resto de Coapa tenía condiciones similares.

Recuerdo que hubo tres edificios dañados durante los sismos de 1985: el edificio Pimienta —se derrumbó por completo— que se localizaba en calzada de Tlalpan esquina con avenida 4; un condominio sobre Canal de Miramontes esquina Argos —se tuvo que demoler—; y al condominio de calzada de las Brujas #407 —sólo le reforzaron columnas, del cual desconozco el estatus actual.

A finales de los años 80 comenzaron a construirse muchos condominios en el área de Coapa. Recuerdo bien las palabras de un arquitecto vecino nuestro: "Es absurdo y peligroso construir algo tan pesado sobre un suelo tan inestable". Pese a las advertencias de muchos ingenieros civiles y arquitectos, surgieron desarrollos, por doquier, como Los Girasoles.

Cuando se comenzó a construir Galerías Coapa, se hizo una excavación muy profunda y pasaron meses colocando enormes pilotes a decenas de metros de profundidad. Como consecuencia de la excavación, muchas de las casas de Residencial Acoxpa, que colindaban con dicho terreno, comenzaron a sufrir cuarteaduras.

También muchas de las banquetas de la mayoría de las calles se cuartearon. Los constructores de Galerías Coapa indicaron que se debía a asentamientos del terreno y cubrieron los gastos de reparación de las casas de la calle de Parma y las banquetas dañadas para tener a todos los vecinos tranquilos.

Nuevamente otro vecino arquitecto levantó la voz respecto de lo inadecuado que era el tipo de suelo de Coapa para una construcción tan grande y pesada como la que se tenía planeada. Pese a las advertencias, continuó y finalizó la construcción de Galerías Coapa.

Para la primera década del siglo XXI, las autoridades corruptas, constructoras sin escrúpulos y, sobre todo, gente ambiciosa saturaron Coapa de escuelas, condominios y plazas comerciales. Después del terremoto del 19 de septiembre de 2017, con tristeza se puede ver con claridad el porqué era inadecuado realizar este tipo de construcciones en el área de Coapa y demostró cuan poco le importa la seguridad de la población a los funcionarios e industria inmobiliaria cuando hay dinero de por medio.

Excepto por algunas de las casas de la calle de Parma —que colindan con el estacionamiento de Galerías Coapa— mis ex-vecinos me indicaron que tras el sismo del 19 de septiembre de 2017 prácticamente el resto las casas de la colonia resultaron sin afectaciones o bien con daños leves —ruptura de tuberías de agua y gas—.

A nosotros se nos advirtió respecto de las condiciones y restricciones del suelo de Coapa antes de vendernos la casa.

Me pregunto, ahora, si los vecinos de los condominios de los Girasoles y otros conjuntos habitacionales habrán recibido la misma advertencia o viven allí sin saberlo.

Fotos de Édgar Félix

alt

alt



alt

alt

alt

La entrada de Liverpool en Galerías Coapa. (Foto tomada de internet).: alt

Joel Barrios
AUTOR

Joel Barrios

Director del proyecto Alcance Libre, asesor, capacitador y consultor en GNU/Linux. Director del proyecto ALDOS.

Escribir comentario